02/02/22
02/02/22
Suris, en la revolución solar
La Vanguardia
La centenaria empresa ha llegado a un acuerdo con NetOn Power para desarrollar proyectos de autoconsumo en clientes industriales

A lo largo de sus cien años de vida, la firma de ingeniería Suris ha tenido que ir adaptándose a los nuevos tiempos para poder seguir adelante. Ahora se ha sumado a la revolución de la energía solar y lo ha hecho de la mano de plataforma de autoconsumo industrial NetOn Power. Ambas compañías han firmado un acuerdo de colaboración para desarrollar conjuntamente proyectos de autoconsumo en clientes industriales. NetOn Power se ocupa de la financiación de las instalaciones y Suris, de la construcción, operación y mantenimiento.

Los orígenes de Suris se remontan a 1918, en el distrito del Poblenou de Barcelona, como empresa dedicada al bobinado de motores e instalaciones eléctricas. En el 1815, fue adquirida por dos de sus empleados, quienes insuflaron aires nuevos. «Teníamos clara la capacidad de la empresa y le dimos impulso con la incorporación de nueva tecnología», explica Albert Segarra, actual director ejecutivo de Suris y copropietario de esta junto a Ramón Gasch. Segarra entró a trabajar en la compañía con 16 años, y Gasch, con 18.

Con sede en Barcelona y una plantilla de más de 230 personas, Suris se ocupa de todas las fases del proceso constructivo, desde el diseño hasta la ejecución, supervisión, control de calidad, legalización puesta en servicio y mantenimiento de una edificación. Los paneles solares son la guinda del pastel. Segarra señala que el sector terciario (viviendas, hoteles, hospitales, centros comerciales…) supone más de la mitad del negocio, seguido del industrial.

Entre los proyectos realizados por Suris, destaca la instalación del hospital Covid de Bellvitge. «En solo 109 días gestionamos una inversión de 15 millones de euros», recalca Segarra. Gracias a la adjudicación de esta obra, Suris cerró el 2020 -un año especialmente marcado por la crisis del Covid- con una facturación de 40 millones de euros. La compañía logró mantener la cifra de negocio en el 2021, que fue cercana a los 41 millones, y para el actual ejercicio prevé alcanzar los 45 millones.

La actividad de Suris se centra ahora en Catalunya, tras unos años con fuerte actividad exterior. «Operar fuera del país exige grandes esfuerzos, y desde la pandemia nos estamos centrando en el mercado local», reconoce el director ejecutivo. Sin embargo, Segarra alerta del peligro de lo que califica como «la política del no que se ha instalado en Catalunya». En su opinión, esta corriente ha llevado a que se «perdieran proyectos como la ampliación del aeropuerto o el Hermitage». «El futuro de las empresas como Suris pasa por las inversiones», recuerda.

Más allá de la administración pública, en la lista de clientes de Suris figuran fondos de inversión, compañías constructoras o la aerolínea Vueling, para la que han construido un hangar.